La complejidad de asesorar a los prospectos

por el 29/10/14 at 9:04 pm

Hace unos meses, el cajero de un negocio de una reconocida empresa con presencia nacional me preguntó, tras solicitarme mi cédula para completar una transacción, que si yo era Nathanael Pérez Neró, el periodista deportivo de Diario Libre, y me sorprendió el rostro de resignación que puso, lo que me motivó a preguntarle quién era él. Se trataba de un lanzador zurdo que superaba las 90 millas hace apenas un lustro y del que había hecho un reportaje a principio de 2008 y en julio de ese año recibió un bono de US$350 mil. Recordaba como ahora las condiciones que destaqué en base a los reportes de escuchas, pero lo cierto es que ya estaba fuera del béisbol, con apenas 22 años. Consulté a personas que lo conocen y me cuentan que una vez recibió el dinero perdió interés por el juego, adquirió un vehículo todo terreno con una gran inversión en música y su mente estaba más en disfrutar el dinero que en desarrollarse como pelotero. Terminó engrosando ese 52% de los firmados que ni siquiera logra viajar a los Estados Unidos.[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=ePupt1M6lNk[/youtube]
En los últimos 20 años he tenido la oportunidad de conocer a los peloteros mucho antes de convertirse en figuras de primera línea. Primero como aficionado que seguía la Dominican Summer League y desde 2001 como periodista. Por la experiencia adquirida, esos jóvenes escuchan consejos antes de firmar, una vez reciben los cada vez más altos bonos tienden a transformarse y en muchos casos ni siquiera a sus familiares más cercanos escuchan.
Pasan de ser hijos a padres, en sus hogares tienden a ser la principal fuente de aportes económicos, no aparece quien lo bien asesore, quien les diga cómo invertir el que quizás sea único dinero considerable que verán como jugadores y aquellos que se “atreven” a enfrentarlo corren el peligro de caer en desgracia y perderse el privilegio que representa estar “frío” con ellos.
El plata que reciben se convierte en un imán para atraer unos amigos que les rinden una reverencia similar a las que hacen los seguidores de políticos en el poder o con olor a éste, les dicen que son los mejores y que lo están haciendo bien, en ocasiones hacen las veces de agentes para conseguirles novias y crean un cordón con celos tal que cualquiera (así sea periodista) que se acerca es sospechoso de irle a pedir de su dinero.
Esa combinación de abundancia de hormonas y dinero en manos inexpertas se convierte en una combinación de pólvora y fuego, que con facilidad se enciende y provoca estragos. Oscar Taveras
«Tantas veces lo he dicho y lo repito: el ajuste mas dificil para peloteros es pasar de no tener nada a tenerlo todo», escribió Pedro Martínez en su cuenta de Twitter.
En la trágica muerte de Óscar Taveras el elemento exceso de velocidad estuvo en la ecuación. En la breve biografía del ex prospecto de los Cardenales y Águilas sobresalieron varios capítulos que encendieron las alarmas sobre su conducta fuera del terreno. Winston Llenas, cauto a la hora de hablar de peloteros, ya lo advirtió en 2012 cuando el ex jardinero dejó el conjunto: «El muchacho tiene muy mala compañía, tiene unos amiguitos que no son buena cosa».
Chilote, para entonces presidente y gerente general de las Águilas, hizo esas declaraciones en momentos en que a Taveras se le había retenido el sueldo. “Estamos ante un muchacho totalmente inexperto que no está preparado para recibir tanta atención», dijo Llenas al programa Grandes en los Deportes cuando se transmitía por ESPN Radio Dominicana en los 1045.5 FM. Fenómeno fue una de las primeras palabras «complejas» que Taveras aprendió, lo hizo con cinco años y, como miles de niños dominicanos, le dijo a su padre que sería un pelotero de las Grandes Ligas. Derek Jeter le dijo a sus padres con seis años que un día jugaría para los Yanquis. Mi hijo de nueve años me dice que será Presidente de la República Dominicana. Cosas que dicen los niños, pero en el caso de Taveras y Jeter cumplieron sus sueños, aunque el primero no pudo administrar tanto poder.
Escuché decir a un joven que recibió un bono de siete cifras el dos de julio que iba a comprarle una casa a cada uno de sus tíos y que construiría dos iglesias en su comunidad. A otro que fue reclutado en 2012 cuando el dinero llegó a sus manos conté más de 15 personas que estaban en la lista para recibir.
Recuerdo que en 2011 fui a dar una charla sobre la importancia de los medios de comunicación en la industria beisbolera a prospectos de un equipo de la Liga Nacional y, consciente del pequeño absortion break de esos jóvenes, me apoyé en presentación de Power Point repleta de imágenes y vídeos. Una vez terminó la exposición de menos de 30 minutos y abrí una sección de preguntas o comentarios, pero nadie en la sala tenía nada que cuestionar o abundar.
Si bien en los últimos años los jóvenes reciben mayor asesoría bancaria desde la hora que firman hay una misión larga por cumplir antes de que estos jugadores hagan consciencia sobre el delicado hilo por el que transitan.

3 Responses to “La complejidad de asesorar a los prospectos”

  1. Rpérez

    Oct 31st, 2014

    Excelente artículo.

  2. JUAN RODRIGUEZ

    Nov 4th, 2014

    Aunque parece difícil, lo ideal sería que MLB haga como la NBA, porque la generalidad de los prospectos del basket deben pasar primero por la Universidad antes de llegar a la NBA , eso le da otro nivel de formación a esos jóvenes antes de recibir grandes cantidades de dinero, sin embargo, MLB recoje muchachos de los campos y callejones, eso tiene su parte buena, pero lamentablemente, con el método de MLB, la total impreparación mental de estos muchachos causa verdaderos estragos al bañarse repentinamente de dinero, al punto que con cierta frecuencia, hasta pierden la vida

  3. wanderlois

    Nov 6th, 2014

    excelente reportaje y opinion sin desperdicio una triste realidad de los prospectos dominicanos……

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud