El fútbol dominicano se la juega

por el 03/03/15 at 7:32 pm

El fútbol quisqueyano tiene poco que perder y mucho que ganar con la liga profesional (LDF). Lleno de ambiciones, el balompié dominicano no tiene historia internacional, pero vive su época de mayor interés, especialmente en los sectores de clase media y alta, la clase que como grupo mayor consume, mayores impuestos aporta y que por lo general genera los cambios que transforman las sociedades.
El fútbol va a la pelea para ganarse su espacio, más allá de Moca, San Cristóbal, Jarabacoa y un grupo de centros educativos.
Al dominicano que ha sido capturado por el balompié que rellena las pantallas de los canales del cable que no espere ver un espectáculo tan alto como el de España, Italia o Inglaterra. De hecho, existe mayor equidad cuando se compara la NBA con el baloncesto dominicano que el fútbol que se juega en el país con el del primer mundo.
Pero la apuesta es interesante. Nunca antes se había visto un entusiasmo tal, tanto del empresariado como de los dirigentes que aman este deporte por apostar a lo que puede ser la mecha final que dispare el cohete.LDF
La LDF ha venido a juntar a mansos y cimarrones, a gente con grandes diferencias, pero que los une el fútbol. Faltan activos, unos que prefieren quedarse desde las gradas ya sea por desacuerdo con organizadores o porque entienden que desde allí pueden ver mejor el partido y hacer sus críticas, ese ingrediente tan importante en el esquema democrático.
El empuje de la FIFA será el remolque para llevar el barco a mar adentro. De ahí será responsabilidad de organizadores y clubes hundirse o llegar al destino.
Entre marzo y septiembre los dominicanos podrán agregar a su menú deportivo una competencia que tiene el gran desafío de crear aficiones, de atraer a la familia y de ganarse su espacio dentro de los medios de comunicación. Si el evento no está a la altura de poco valdrá que se envíen montones de notas a los medios, ya hay referentes que así los prueban.
La Liga Mayor fue el primer experimento para una liga profesional, pero no fue más que una continuación con menos equipos que el Torneo Nacional.
El baloncesto pelea por recuperar, como evento, el espacio que gozó entre 1970 y finales del siglo pasado, el voleibol desapareció de la Capital y hasta el béisbol doble A. Si el fútbol falla, nunca ha estado más alto que ahora, si gana trepará a las nubes.

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud